Blogia
barbarisima

Cuba

Canto de Todos, modelo integrador de culturas originarias

Canto de Todos, modelo integrador de culturas originarias

 El homenaje al Che Guevara, el sábado último en el Instituto Cubano de la Música (ICM), en La Habana, fue muestra del modelo integrador de culturas originarias que promueve el proyecto Canto de Todos.

  En el patio de la institución se dieron cita creadores cubanos y venezolanos para clausurar también el I Encuentro binacional de ese movimiento, que por varios días propició el intercambio y llegó con música y poesía inteligente a las más jóvenes generaciones en la Isla.

  Sandino Primera, hijo Alí, el Cantor del Pueblo venezolano, dijo en exclusiva a esta reportera que a su padre lo encuentra cada día en el camino, se considera continuador de su obra y de otros muchos que como Víctor Jara, el chileno, todavía dan quehacer al enemigo de los pueblos del continente.

  “Estar unidos es trascendental, fomentar estos intercambios, expresar con cantos que la cultura de nuestros ancestros sigue viva, es privilegio hoy” comentó el joven Sandino Primera, quien ejecuta el cuatro venezolano e interpreta sus propios temas.

  Durante la velada se escuchó a La Cantera con Amaranta Pérez, la poeta Dariela Tello, Luis Miguel Badaraco José A. Paredes, Sandino Primera y Cecilia Todd, una de las voces femeninas contemporáneas más importantes de la cultura originaria de la región.

  Por Cuba se presentaron los trovadores Raúl Verdecia, Danilo Vázquez, Rey Montalvo, Mauricio Figueiral, coordinador de Canto de Todos en el país y Vicente Feliú, quien rindió tributo a los héroes y recordó al Che Guevara vivo, en cada uno de los seres humanos que aman la justicia.

  Ricardo Flecha, de Paraguay, refirió que Canto de Todos es espejo de los nuevos vientos que soplan en el continente, y del impulso que el presidente venezolano Hugo Chávez le confiere a la cultura, capaz de reflejar los cambios que hacen posible vivir en sociedades más humanas.

  Surgido como  proyecto continuador de aquel movimiento de La Nueva Canción Latinoamérica de las décadas de los años 60, 70 y 80 del siglo XX, Canto de Todos aglutina a creadores de la región y de Iberoamérica comprometidos con la realidad actual y defensores de la justicia social y la paz.

 

 

Cubanos y venezolanos rinden tributo a Guiteras y Aponte en El Morrillo

Cubanos y venezolanos rinden tributo a Guiteras y Aponte en El Morrillo

  Trovadores cubanos y venezolanos que participan en el encuentro binacional del proyecto Canto de Todos, rindieron tributo a los combatientes revolucionarios Antonio Guiteras y Carlos Aponte, en el Morrillo, en la ciudad de Matanzas, a unos 100 kilómetros al este de La Habana.

  En el museo, Monumento Nacional, que atesora los restos de Guiteras y Aponte, situado en la otrora Batería de Barbeta, fortaleza española, muy cerca de donde cayeron los integrantes del movimiento La Joven Cuba, el ocho de mayo de 1935, los artistas conocieron de la historia viva del sitio.

  Cantautores y músicos recorrieron la instalación y rindieron homenaje a aquellos hombres que lucharon por la justicia social y soñaron la unidad de los pueblos de Latinoamérica, propósito común  de Canto de Todos que promueve, a través  de la música pensante, el intercambio y la paz.

  Vicente Feliú, destacado trovador cubano coordinador general del proyecto, Mauricio Figueiral, su representante para Cuba, Ricardo Flecha, delegado por Paraguay y Cecilia Todd, una de las voces femeninas contemporáneas más importantes en la región, se interesaron por detalles del histórico Morrillo.

  Sandino Primera, hijo del creador Alí Primera dijo que era privilegio estar en el lugar donde un venezolano dejó  su sangre para que los demás nacieran libres, el trovador exhortó a los jóvenes a que nunca permitan que le borren la memoria, hay que estar claro de donde venimos, dijo.

  En este encuentro binacional que se desarrolla desde el lunes último en varias ciudades de la Isla participan noveles cantautores cubanos como Alejandro González, Raúl Verdecia, Rey Montalvo, y el dúo de Adrián y Manuel, estos últimos procedentes de la oriental provincia de Holguín.

  Los venezolanos Luis M. Badaraco, José A.  Paredes, David Carpio, Leonel Ruiz y Rolando Canónico formaron parte también de conciertos ofrecidos en la comunidad Las Terrazas, de Pinar del Río, Casa del ALBA en La Habana, y en la escuela de Instructores de Arte, de Matanzas.

Vicente Feliú anunció que el encuentro concluirá el sábado nueve de octubre, a las ocho de la noche, en el patio del Instituto Cubano de la Música, con un homenaje al Comandante Ernesto Che Guevara, el día en que sus asesinos lo convirtieron en símbolo universal.

 

Haedo pudo estar en el avión saboteado en Barbados

Haedo pudo estar en el avión saboteado en Barbados

 Haremos justicia, hermanos

 Julio Haedo Madem, el cuarto hombre en el equipo juvenil de esgrima que asistiría a los Centroamericanos de Venezuela en 1976,   por una decisión de última hora de llevar tres atletas por arma y un suplente, hoy puede expresar sus vivencias sobre  aquellos hechos.

    “En este octubre ya se cumplen 34 años del horrendo crimen y todavía los cubanos estamos esperando que Luis Posada Carriles, el connotado terrorista, responsable de que un avión de cubana explotara en el aire y perecieran 73 personas, entre ellos los 24 esgrimistas,  responda ante un tribunal justo y pague, junto a sus secuaces por el crimen de Barbados.

  “Puedo hablar en nombre de los cubanos porque estoy especialmente afectado, desde que mis compañeros fueron salvajemente asesinados he vivido con la esperanza de que se haría justicia. 

“Pienso en ellos todos los días y les dedico cada uno de mis éxitos. En algún momento tendré que escribir sobre sus vidas, porque convivimos juntos mucho tiempo y éramos una gran familia.”

Haedo dedicó a los mártires de Barbados su tesis de licenciado en Información Científico Técnica en la Universidad de La Habana y desde su puesto en la Estación Ecológica del Ministerio de Ciencia Tecnología y Medio Ambiente,  en la Ciénaga de Zapata, dice que a veces siente que Cándido Muñiz (uno de los deportistas fallecidos en el atentado) lo invita a su casa del Cotorro; o que Albertico Drake le trae el último de los libros policíacos.

Con voz entrecortada afirmó que cuenta a sus hijos anécdotas de los amigos presentes y les prometió sentarse frente al mar, desde donde emergieron las medallas doradas de campeones absolutos de la historia y gritar: hermanos, se hará justicia.

  

 

Y dale con Google…

Y dale con Google…

  Desde hace muchísimo tiempo soy cliente o usuaria, como quieran llamarle, de Google, importante motor de búsqueda en la Internet que mantiene actualizado al internauta y le permite acceder a servicios de noticias online, correo electrónico, chat, páginas personales o Weblog, en fin variadas ofertas prácticas para a estar a tono con el desarrollo de la tecnología e intercambiar con el mundo, tan convulso…

  No es la primera vez que me quejo de Google, qué le pasará conmigo? Me pregunto a veces, cuando apurada, por el ritmo que marca la vida a una reportera, acudo a mi gmail para revisar el buzón, contestar mensajes y acceder al chat. Pero los dichosos cartelitos, incómodos e inoportunos, “algún error de conectividad no permite ciertas funciones de Google bla bla… cuando perfectamente estoy conectada, navego por otros sitios…

  Pero lo último, esta misma mañana, ni siquiera puedo leer los mensajes en mi buzón, no hay forma, bloqueado!!!

  Del chat ni hablar!! Hace días y días que ni siquiera muestra la lista de los contactos, con los cuales mantengo comunicación sistemática, “no se puede acceder al chat” me dice Google y siento que me mira con odio…el Google Talk no me lo deja ni instalar, por tanto ni puedo hablar ni ver a los numerosos amigos, que desde cualquier parte del mundo, se comunican conmigo.

  Por suerte hasta este mismo minuto puedo abrir mi blog de Blogia, en el cual, por suerte!! Todavía puedo escribir lo que me da la gana.

  Me atiborran de mala y buena información desde todas partes, cacarean hasta el cansancio de la llamada “libertad” de expresión, de palabra, de prensa…términos más que manipulados en los grandes medios de comunicación y, por supuesto, en la Internet, que también la inventaron los grandes, entonces…

  Quién me explica?? Si Google fuera un ser humano, puedo asegurar que carece de los más elementales principios educativos que llaman al respeto de acceso a la libre información...

  ¿Será que Google, personalizado, me odia porque vivo y escribo desde Cuba?...

 

 

Créeme, escrita por Guiteras y Aponte, dice Vicente Feliú

 Vicente Feliú, reconocido cantautor cubano afirmó que Créeme, su antológica canción, himno de generaciones de latinoamericanos, fue metafóricamente escrita por Antonio Guiteras y Carlos Aponte.

Admirador de estas dos figuras relevantes de la historia de Cuba, Feliú, también poeta, le atribuye en alegoría, una de sus más conocidas piezas porque ésta constituye canto de esperanza y compromiso con las causas nobles y justas de los seres humanos.

El trovador, quien será invitado especial del programa Entre Puentes, que conduce y dirige en esta ciudad el periodista Fernando Rodríguez Sosa, dijo que sobre ese tema conversará en el espacio sociocultural, el venidero 11 de septiembre, en el museo Palacio de Junco.

Feliú, fundador de la Nueva Trova, comentó de sus vínculos con el eminente músico Mario Argenter, precursor de la Orquesta Sinfónica de Matanzas y recordó que miembros de su familia se involucraron en el programa de la Joven Cuba creado por Antonio Guiteras, quien perdiera la vida en esta ciudad.

El espacio de Rodríguez Sosa, presentará el libro Créeme. Canciones de tiempos difíciles y hermosos, publicado por la editorial Letras Cubanas y Vicente Feliú prometió compartir anécdotas sobre su familia y la historia revolucionaria de la década del 30 del siglo XX.

Durante una entrevista difundid por la emisora local Radio 26, Vicente Feliú habló de los lazos que le unen a Matanzas, y evocó aquel día de mayo de 1935, cuando su abuela, junto a Argenter, interpretó para Carlos Aponte La Polonesa de Chopín, antes de éste partir hacia El Morrillo.

El tronco de los Feliú estaba en Matanzas, aseguró el trovador y agregó que él nació en La Habana por coyunturas de la vida, pero lo substancial es que pertenece a Cuba, agregó.

Los asiduos al programa mensual del museo Palacio de Junco, esperan ansiosos el momento del encuentro con Vicente Feliú, comentó  Rafael Ribot, productor del espacio, y agregó que conmemorarán el onceno aniversario con un homenaje también a la trova cubana.

Crónicas de mi aldea V

Crónicas de mi aldea V
Genoveva
 Genoveva de Brabante, fue una novela de Schmid Cristobal, que la abuela paterna de Bárbara María leyó en su juventud.

  El día que tuvo su única hija le puso por nombre el de la protagonista de aquel relato, tal y como si supiera, que igual al personaje, la vida de la mujer que traía al mundo sería tan complicada y llena de sin sabores.

  Leoncia María de la Caridad Aponte Valdés y Rey Bravo, era una mujer autoritaria, de sentimientos nobles, desprendida, buena madre y fiel esposa; pero de un carácter… que no bastarían palabras para describir.

  Cuando Genoveva era aún muy joven, su hermano mayor murió de apendicitis, patología perfectamente curable hoy, que con solo una pequeña herida en el abdomen, un cirujano, cuatro puntos de sutura y apenas horas de recuperación, estás como nuevo; pero que en la época en que la apéndices del tío Anterito se infectó, el padre,  daba pico y pala como un loco cambiando polines en la línea de ferrocarril, no tenía economía para pagar un médico, cuando más un cirujano.

  Por tanto el pobre Anterito, con apenas 19 años de edad, una vida inteligente y prometedora, abandonó el mundo de los vivos, en el Central España, en una primavera, por los años 40 del siglo XX.

  Genoveva, en plena edad para divertirse, tuvo que guardar un luto obligado de ropa negra primero, y luego gris y blanca otro tiempo mucho más largo. Su juventud transcurrió entre los sollozos de su madre, nunca recuperada por la pérdida del hijo, y la misa de los domingos, porque eso sí, era católica, apostólica y romana.

  Ni una fiesta, ni el cine, ni el circo que visitaba anualmente el terrenito próximo a la casa, ni los boleros de las cuatro de la tarde en una emisora nacional, de nada de eso podía disfrutar Genoveva.

  Costurera de altura, bordaba lo mismo al rococó que al canevá y tenía una selecta clientela a quien complacía Genoveva en los más novedosos diseños de la moda.

  Su único novio y esposo: Rolando, con quien contrajo nupcias a los 48 años, luego de que el mismísimo Papa Juan Pablo II autorizara el matrimonio por la Iglesia de un divorciado,  la convirtió en persona egoísta, a pesar de lo que indica el mandamiento divino, casi rompió vínculos con su único hermano, a quien le quitó hasta el derecho de heredar la casa de sus padres.

  Seis meses después que Amalia cerrara los ojos, se fue Genoveva, víctima de un cáncer de mama mal atendido que hizo metástasis en pulmones y médula. La vio padecer, calva por efectos de tardíos de la quimioterapia  y lloró en silencio.

  Bárbara María no es Dios, pero perdonó aquellos egoísmos y hasta los entendió.

  Su querido esposo lo único que trajo para la casa fue otra mujer, inmediatamente después de la muerte de la suya, y  no le pidió permiso al Papa…

   En la tumba donde descansa aquella mujer sufrida, en paz o no,  reza un epitafio: “Genoveva, Rolando no te olvida”.

 

 

Crónicas de mi aldea IV

Crónicas de mi aldea IV

Ahí viene la 17

 Gerardo Guasch era un hombre moreno, alto, de fortaleza innata,  buenos modales y educación esmerada. En la década del 10 del siglo XX su único defecto era ser pobre. A pesar de tener un oficio, el trabajo escaseaba..

  En la ciudad de Cárdenas, a unos 140 kilómetros al este de La Habana, llegó en busca de trabajo, tal vez en los muelles del puerto, y quedó prendado cuando vio por primera vez a Magdalena Altuna. Una muchacha bella, de piel muy blanca, ojos extremadamente azules, largas trenzas rubias y una sonrisa, parecida a las postales de Greta Garbo.

  Gerardo se enamoró de Magdalena y Magdalena se enamoró de Gerardo, lo único que no tuvieron en cuenta es que ella provenía de una acaudalada familia de la naciente burguesía cardenense y él no tenía un céntimo.

  Como el amor puede más y no tiene época, los jóvenes se casaron en contra de la familia Altuna que viró la espalda y la economía a la muchacha.

  Al Central España fueron a parar, porque con un poco de suerte Gerardo consiguió  trabajo como maquinista-fogonero en la locomotora, en zafra, y en el tiempo muerto, pailero, oficio ejercido durante toda su vida, culpable de la sordera que le acompañó hasta que cerró definitivamente los ojos.

  El matrimonio fue a vivir a una casita a la entrada de lo que sería luego el barrio de Reglita, una cuartería, de la cual no quedaría ni un centímetro cuando el 4 de noviembre de 2001, muchísimo tiempo después de que llegara la familia Guasch-Altuna, arrasara el poderoso huracán Michelle.

  Diez hijos nacieron de aquella unión, de ellos nueve quedaron para llevar con dignidad unidos el apellido pobre y el ilustre: María Magdalena (abuela materna de Bárbara María), Rosita, Edelmira, Gerardo, Juanita, Amelia, Marcos, Bertila y Armando.

  Los varones, siguieron la tradición del padre y fueron todos maquinistas-fogoneros de aquella locomotora número 17 que arrastraba cualquier cantidad de carros cargados de caña y que, cuando entraba en la cañera pitaba al viento como ninguna.

  Venancio Mijango y Guasch, el hijo varón de la tía Edelmira, sin proponérselo, artesano excelente, hizo una réplica de la susodicha locomotora, que recuerda la niña perfectamente encima de una mesita, cuando iba con su madre, de visita al barrio de la Pepsi Cola, en el recorrido semanal por casa de la familia.

  En las noches, Gerardito, el tío predilecto, ya jubilado de sus andanzas ferroviarias, sentado en un cómodo sillón, a la luz de un farol de patio de ferrocarril, cuando se iba la luz, contaba sus cuentos de aquel carro de vapor que circulaba por la viga de hierro, halando un tren repleto de la gramínea dulce.

  Cuando, en tiempo de zafra, repiqueteaba la sirena de las tres de la madrugada y anunciaba el cambio del turno en el central, Bárbara María se removía en su cama, muy cerca de donde pasaba el tren hacia el basculador. Antes de quedase dormida nuevamente, a lo lejos, sentía el inconfundible pito, imaginaba al bisabuelo Gerardo, a Geraldito, Marcos o Armando, como si cabalgaran en su especial Rocinante.

  La madre desde su habitación, indicaba: “duérmete niña, ya por ahí viene la 17…”

Coro de Cámara de Matanzas inicia en Playa Girón jornada por su medio siglo

Coro de Cámara de Matanzas inicia en Playa Girón jornada por su medio siglo

  Música e historia confraternizaron en el concierto del Coro de Cámara de Matanzas, en la casa de cultura de Playa Girón, en la Ciénaga de Zapata, a propósito de un programa especial de verano.

  José Antonio Méndez Valencia, director de la Coral, anunció que con la presentación en el histórico sitio de la geografía cubana, a unos 180 kilómetros al sureste de La Habana, inician la jornada por el aniversario 50 de la fundación de la institución.

  El hecho ocurrió en la primavera de 1961, por los días en que el pueblo cubano propinaba la primera derrota al imperialismo en América, dijo Méndez, es por ello que decidimos comenzar la temporada por el medio siglo, desde este lugar, símbolo de la victoria en el continente.

  La comunidad del Consejo Popular de Playa Girón, acudió a disfrutar de un espectáculo de lujo y aplaudió por igual una pieza del repertorio sacro, la Chacarela argentina, hasta un son original de Miguel Matamoros.

  El cuarteto de cuerdas Opus V, bajo la dirección de la maestra Irina Vázquez invitado especial al concierto, regaló al público de la Ciénaga de Zapata, propuestas similares a las que ofrece en los grandes escenarios de cualquier lugar del mundo.

  René Castillo Alvarez, director de la Casa de Cultura, comentó de la calidad vocal e instrumental de ambas agrupaciones, y del privilegio de escuchar en esos recónditos parajes piezas clásicas y populares, muestra del desarrollo cultural en Cuba.

  Hace poco más de medio siglo en la Ciénaga de Zapata las personas morían por falta de atención médica, andaban descalzos y un saco de carbón costaba nueve centavos, hoy sus pobladores acuden con interés a un concierto con música de compositores como Mendelsohn, Schubert o Bach, afirmó.

¡Que pare el sol!

¡Que pare el sol!

Iré a Santiago, escribió Federico García Lorca con pasión de poeta, y no es la única obra literaria dedicada a la Ciudad Héroe de Cuba.

Bardos, músicos y pintores dejaron para la historia bellas piezas en las cuales destacan belleza, hospitalidad e historia de la urbe que celebra este año su aniversario 495.

Hasta Santiago de Cuba llegó el Coro Infantil Astro Rey, de Cárdenas, también de cumpleaños, pues hace una década nació a propósito de los proyectos de Cantorías Infantiles instituidos en el país.

Luego de sortear vicisitudes lógicas de estos tiempos que corren, los integrantes de Astro Rey cumplieron uno de sus sueños: Cantar en el cuartel Moncada, sitio emblemático, protagonista del inicio de la última etapa de la lucha de los cubanos por la libertad, y a donde fueron jóvenes de la Generación del Centenario a demostrar la vigencia de la obra Martiana.

La Granjita Siboney, la sala pequeña del Hospital Civil Saturnino Lora, sitio donde Fidel pronunciara el alegato La Historia me absolverá y el Cementerio Santa Ifigenia, donde reposan los restos sagrados de numerosos hijos de la Patria, fueron sitios en los cuales niños y niñas de la agrupación vocal dejaron canciones colmadas de lirismo.

Una premisa de estos colectivos corales en Cuba, lo es siempre, además de aprender a interactuar en colectivo y a cantar, compartir valores para enriquecer el espíritu, amar la naturaleza y beber de la historia para ser mejores seres humanos. Por estos días del mes de julio, cuando en Santiago de Cuba la temperatura se eleva, no sólo por el intenso calor del Caribe, sino por la cercanía de la efeméride, la coral cardenense recorrió sus calles, rindió homenaje al maestro a donde no falta la bandera, flores, ni el rayo de sol, fue a la fortaleza de la esperanza y vio a Frank País, tan joven y apuesto, multiplicarse en cada hombre y mujer que impulsa una obra noble. Estos niños y niñas, de vacaciones escolares, unen sus voces para cantar, porque el canto alegra y contagia.

“!Qué pare el sol! si puede parar…” dice un fragmento de la canción infantil que da nombre al colectivo que por diez años ofrece arte. Y ellos, empinados, con brillo en los ojos, vestidos de paz y afinados concluyen la estrofa: “pero mi alegría no se detendrá”.

Es privilegio estar en Cuba, dice Carilda en sus 88 años

Es privilegio estar en Cuba, dice Carilda en sus 88 años

  (foto Marisol Ruiz Soto)

  No me quejo nada de la vida, es privilegio estar aquí, mirar a este pueblo que me quiere, eso es mucho para mí, dijo en exclusiva Carilda Oliver Labra, a punto de cumplir 88 años de edad.

  La Premio Nacional de Literatura, emocionada recordó a buenos amigos que ya no la acompañan porque partieron de este mundo y los momentos de angustia cuando su familia la dejó sola; pero eso forma parte de la vida, comentó, nada se compara con el cariño que recibo a diario.

  Carilda, celebra también en este 2010 los 60 años de que obtuviera el Premio Nacional de Poesía con el libro Al Sur de mi garganta, recientemente reimpreso en una edición popular de 10 mil ejemplares y presentado en una de sus especiales tertulias.

  Anunció que dos de sus poemas fueron traducidos al idioma hindú, noticia que recibió en una misiva del embajador de la India en Cuba, ya sé como escriben mi nombre en esa lengua, exclamó.

  La autora del Canto a Fidel atesora unos 40 libros publicados y llevados al Inglés, Francés, Alemán y Búlgaro, entre ellos Al Sur de mi garganta reeditado en seis oportunidades, Desaparece el polvo, cuatro, Soneto tres y Se me ha perdido un hombre en dos ocasiones.

  Fundadora de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC), poeta, periodista y escritora Carilda (6 julio de 1922) recibió numerosos premios y condecoraciones, integra la Academia Cubana de la Lengua y asegura que no hay  mejor en su vida como poder estar siempre en Cuba.

La otra dimensión...

La otra dimensión...

 

El Viti, ese pequeño geniecillo que anda por estos lares, comentaba hace unos días, desde la altura de sus diez años, su visión sobre algunas personas que carecen de valores, en estos complejos tiempos que nos tocó vivir, y decía que viven en este mundo, pero en otra dimensión, porque desde su ingenuidad o ingenio de niño precoz, percibe que algo no funciona bien en ese tipo de individuos.

Y se refería, precisamente, a quienes pretenden realizar una fiesta de fin de curso tirando la casa por la ventana, como refiere el argot popular, sin percatarse que a la mayoría de los padres de los pioneros su economía no les permite hacer gastos innecesarios.

Tal vez hablaba de aquellos que prefieren no trabajar y vivir del sudor ajeno y luego lo critican todo, o de otros que roban al estado cometiendo el desagradable fraude eléctrico y burlar, incluso, a los propios vecinos que, poseyendo el aire acondicionado, acuden el ventilador para contribuir con el ahorro tan necesario ahora mismo.

Pienso que describía a personas sin escrúpulos que se apropian de lo ajeno, a los que prefieren la ostentación e inculcan a su descendencia lo material por encima de la tan imperiosa espiritualidad en el ser humano.

El Viti, que vive con los pies en la tierra, y que prefiere un libro de Dora Alonso ante que el último grito del DS con la carga de violencia que trae cada uno de los juegos, sin pretenderlo tal vez, dio una lección de su poder de observación, de un entorno que de no atajar a tiempo puede convertirnos en material de chatarra.

Padres!!!

Padres!!!

Padres!!!

 

  Puede ser aquel que, en tiempos de manigua y redenciones,  renunció a su deber individual para convertirse en el Padre de la Patria.

  Otro, que desistió de los hijos para dejar su vida diseminada por América toda…

  Aquel que entre rejas injustas, apenas con 45 años, le niegan el derecho a procrear, y sigue en pie, cual árbol desafiando huracanes.

  Muchos de los que en cualquier rincón del mundo llevan luz, esperanza, espiritualidad a otros seres humanos desposeídos por políticas estúpidas de gobiernos impúdicos.

  Terceros anónimos, que sacrifican hasta la vida por proteger fronteras y defender la obra que costó sudor y sangre, y cuyos hijos apenas conocen…

  Ese que ahora mismo vigila la fiebre, dedica espacio para conducir de la mano, porque la madre, por cualquiera de los motivos que impone el camino, presume ausencia…

  El que dejó ejemplo perdurable y es recordado con el suspiro noble y la lágrima, o quien cedió guitarra y acordes.

  Ese que con infinito cariño, y personalidad universal se inquieta por la existencia del ser humano y alerta reflexivo que es posible vivir en un mundo mejor…

  Para quien llega, tarde en la noche, exhausto e inclina su tronco en la frente de los que duermen tranquilos…

  Tú, este, ese o aquel, en cualquiera de las superficies que desenvuelva su existencia, plantó  semilla y germina. Porque eres, tan franco y complicado, naturalmente Padre…

 

El Rey Montalvo que conozco…

El Rey Montalvo que conozco…

El Rey Montalvo que conozco…

(licencias que me da la weblog)

foto: Marisol Ruiz

 

  “La recomendación viene de muy cerca” dirán ahora mismo los lectores de este sitio que me conozcan. Claro!!! porque por el título aprecian que hablaré de Rey Montalvo, el joven trovador cubano que acaba de ofrecer un memorable concierto en la Ermita de Monserrate, de Matanzas, a unos 100 kilómetros al este de La Habana, con el reconocido Raúl Torres, como invitado especial.

  Como éste es un sitio personal puedo, en esta especie de bitácora, reseñar lo que ocurrió este viernes 11 de junio, algo que, también los que me conocen saben, no haría nunca para el medio de prensa donde trabajo, por la cercanía con el cantautor… la Weblog me da la licencia…

  En esta oportunidad el joven, estudiante de la carrera de Sociología de la Universidad de La Habana e integrante de la Asociación Hermanos Saiz (AHS) sacó a relucir aquellas clases de Rubén Darío Salazar, cuando iniciaba en el mundo del teatro el ya afamado grupo Las Estaciones, o las recomendaciones de Farita Madrigal o Jesús del Castillo, durante sus incursiones en El Barquito de Papel, programa de la televisión cubana.

  Rey demostró en el escenario madurez y dominio, carisma e histrionismo, al punto de utilizar recursos de actuación para conformar su espectáculo. Así declamó textos de su autoría, citó a otros autores, ilustró, con parche en el ojo incluido, cómo vemos o no, la realidad, que de tan cerca…nos asusta!!!

  Casi miro, fue la propuesta de este concierto, el cuarto en menos de un año que regala el joven, y devino homenaje al Comandante Ernesto Guevara de la Serna, el legendario Che, a propósito del aniversario 82 de su natalicio, este 14 de junio.

  Rey, de pelo negrísimo y largo, de complexión delgada y estatura por encima de la media, (bien pudiera jugar baloncesto) expresa en sus canciones, tal vez con las herramientas de la sociología, el entorno, ya sea desde el amor, la amistad, historia, hasta las miserias humanas tan comunes en tiempos de crisis, no tan sólo económica, sino de valores.

 El conocido trovador Raúl Torres, ya dijo más de una vez que ve en Rey a un cronista de su tiempo, con el desenfado de los 20 años y la madurez de un joven comprometido.

 Como lo conozco bien, puedo dar fe de ello.

 Les confieso que en el instante en que con la boina verde olivo inclinada a la izquierda,  manos sobre las cuerdas y aquel timbre, parecido al de su padre, dejándose escuchar las casi últimas estrofas de El Casimiro: “…y en su colina mastica sentado, trozos de carcajadas, porque nunca un domingo quiso sonar su campana!!…”

   Y el público aplaudía.

   Yo, sentada en la cuarta fila de la sala de conciertos Ermita de Monserrate, en las alturas de Matanzas, el 11 de junio de 2010, al filo de las seis de la tarde, lo sentía, igual que 21 años atrás, inquieto, agitarse en mi vientre…

 

 

 

Leandro y la vacuna…

Leandro y la vacuna… Leandro Albelo cumplirá tres años en mayo venidero. Su padecimiento de asma, aunque no muy severa, y estancia en el círculo infantil Maripositas del XIV Festival, en el municipio matancero de Unión de Reyes, lo incluyen en el grupo de riesgo escogido en Cuba para recibir la dosis de la vacuna contra la Influenza AH1N1 que la Organización Mundial de la Salud donó a 10 millones de personas en todo el planeta.
De la mano de su mamá llegó al área de salud correspondiente, luego del “pinchazo” más susto que dolor, fue para su centro educacional sin mayores complicaciones. Leandro es uno de los más de mil 200 niños y niñas de la enseñanza pre escolar que en la provincia de Matanzas ya recibieron la vacuna, sin presentar reacción adversa alguna.
El pequeño Lean aún no conoce de los esfuerzos que se realizan en la Isla para mantener la vigilancia epidemiológica en puertos, marinas y aeropuertos para evitar la entrada por la frontera del virus. Tampoco su edad le permite estar al tanto de que todas esas personas que laboran en la llamada frontera recibirán la inmunización.
Rubio, avispado y muy inteligente este niño cubano, no imagina que hasta este miércoles de abril en la provincia de Matanzas fueron vacunados más de ocho mil 100 personas, de esas unas dos mil embarazadas, una de ellas Neily Bacallao, de 20 años de edad y 24 semanas de embarazo, que salió del consultorio para su oficina, donde se desempeña como técnico en contabilidad.
Las 40 áreas de salud en los 14 municipios de la provincia de Matanzas, a unos 100 kilómetros al este de La Habana, están dispuestas para continuar con el proceso de vacunación, y a Dominga Ramírez, de 92 años la fueron a vacunar a su casa, porque una fractura de cadera la mantiene sin poder caminar.
Leandro, quien juega incansablemente y derrocha energía feliz esperará esta noche, frente al televisor. No irá a dormir hasta que no vea las noticias. No piensen que entiende mucho de ello, por supuesto, es que su papá, desde Venezuela reporta del trabajo de los médicos cubanos en esa nación suramericana, y él, con esos ojitos clarísimos y desde la ingenuidad de los casi tres añitos, quiere, pantalla mediante enseñar a su Papi que la vacuna ya no le duele…

Crónicas de mi Aldea

Crónicas de mi Aldea A la memoria de Antero, quien me
enseñó de la humildad y la grandeza…

El Central España (I)


(“Si no sabemos de donde venimos, no podremos estar seguros de hacia donde vamos”)

El Central España Republicana, situado en el matancero municipio de Perico, a unos 180 kilómetros al este de La Habana, atesora, además de la historia conquistada por derecho propio por sus incontables años como ingenio azucarero y sede de una sacarocracia importante en el territorio, anécdotas que muchos de sus paisanos recuerdan con orgullo o nostalgia, depende del sitio donde actualmente se encuentren.
Sede de los grandes bailes del 25 de diciembre, con el genial Tito Gómez y la Orquesta Riverside en la “Sociedad de Los Blancos” en la década del 50 del siglo XX, de Barracones y murallas para que los negros esclavos no se convirtieran en cimarrones, de ricos suelos para el cultivo de la caña, de las mansiones de los mister dueños del otrora ingenio más grande de la provincia de Matanzas, de familias distinguidas como los Sánchez, Angulo, Fuentes, Sánchez-Quiróz, Suárez, Del Sol, Vasallo, Barkín, Guasch, Muñiz, García y tantos otros que cuando llegó el Comandante en 1959 pusieron pie en polvorosa…
Cuna de peloteros como los Jácome, tierra de Los Cabezones, Tata Sangre, Cagatrillo, Mamellones, Tataruz, Bijuros, Los Conejos, Niño Lima, Las Mamitas y otros célebres personajes que dejaron huellas en la memoria popular.
El Central España Republicana estuvo también en la mirilla de la extrema derecha norteamericana, pues el azar impidió que el 18 de febrero de 1960, desapareciera de la faz de la tierra, cuando le explotó en las manos de un asesino una bomba desde una avioneta disfrazada con insignias de las nacientes Fuerzas Armadas Revolucionarias que pretendían arrojar sobre el ingenio, en plena zafra.
De las buenas y malas historias que conozco de la gente de este sitio, intrincado en la geografía de la Isla, pero muy cercano en mi corazón y memoria, pretendo escribir estas crónicas, para dejar a mi descendencia y cumplir, tal vez un compromiso no contraído con mi abuelo paterno, hombre digno y humilde, a quien dedico con todo fervor estas líneas.

Marzo 7 de 2010. 6.14 pm

Más cerca del sol…

Más cerca del sol… Cincuenta y siete años atrás, una mujer cubana, Celia Sánchez Manduley, subió mil 974 metros por encima del nivel del mar para dejar en la montaña más alta de la Isla un busto de José Martí, cuando se cumplía el centenario del nacimiento del Apóstol.
Al Pico Turquino llegaron hace semana, un grupo de periodistas y jóvenes cubanos, para junto al eterno Martí exigir la libertad de Cinco Héroes presos en cárceles de Estados Unidos.
Una muchacha, Marisol Ruiz Soto, fotorreportera de la Agencia de Información (AIN) en Matanzas, iba entre ellos y ellas. Cámara en ristre y con la emoción de la experiencia insustituible, llegó a la cima del Turquino por el camino, tal vez por donde mismo subió Celia, junto a su padre para rendir el tributo a Martí.
Siempre una causa noble impulsa llegar hasta las nubes, esta vez Gerardo Hernández, Ramón Labañino, Fernando González, Antonio Guerrero y René González, luchadores antiterroristas, constituyen el motivo de la cruzada.
Antes otro grupo de jóvenes latinoamericanos fue al Aconcagua, en la Cordillera de Los Andes, entre Chile y Argentina, y a seis mil 962 metros de altura “plantaron” la bandera de Cuba y reclamaron también libertad para Los Cinco.
Marisol, cuyo nombre evoca en la última sílaba al astro que ilumina el universo donde habita la tierra, siempre quiso escalar el Turquino, el sueño lo cumplió con jóvenes como Dayán, Sailí, Elaine, Laurita, por mencionar algunos, que olvidaron lo larga de la travesía, el cansancio del camino y la fatiga lógica de los mil y tantos metros.
Testimonio fotográfico dejó para la historia. Temperamento y voluntad demostró como para emprender otras expediciones. Fernando González aseguró que Los Cinco subirán el Turquino, con este mismo grupo. Por ahora el reclamo por su libertad se multiplica en el mundo.
Cuando pase el tiempo, la fotorreportera buscará en un álbum y mostrará a sus nietos, el recuerdo gráfico del día que retó al frío y a la fatiga.
Hoy, al inicio del equinoccio de la primavera, estrenando sus 27 años de edad, sonríe feliz y por mucho tiempo contará de aquella tarde en que estuvo más cerca del sol…


Genuina generación

Genuina generación

Niños y niñas que nacieron en Cuba entre las décadas del 70 y del 80 (tal vez hasta nuestros días) recibieron nombres que iniciaban con la letra Y.
Surgieron una pléyade de ellos, unos coherentes y otros no tanto.

Como ocurre con el ser humano que habita este planeta, unos genéticamente vinieron al mundo para ser personas honradas, dignas, afectuosas, trabajadoras…otras deshonradas, indignas, sin afecto, haraganes, y hasta farsantes, porque para que exista el mundo…

Yamil y Yoslayne son realizadores de sonido en una emisora de radio, y desde su artística profesión conquistan al auditorio.
Yudelkis aprende de las Ciencias Informáticas además de ejecutar, en su tiempo libre, la danza contemporánea.

Yusmaray, es amazona y técnica de calidad en una finca equina. Le encantan los animales y lo mismo baña a un caballo que trae al mundo a un nuevo potro para mejorar la raza en el país. Espera graduarse de médico veterinaria.

Conozco de un Yosvany, que impulsado por la avaricia y egoísmo de una Yamilé, cometió la irresponsabilidad de salir ilegal de la Isla, a través de seres inescrupulosos que trafican con personas. Se convirtió en balsero y el mar nunca lo devolvió al mundo de los vivos.

Sin embargo otro Yosvany atravesó el Atlántico más de una vez, estuvo en Venezuela y Bolivia para reportar desde esos lugares lo que hacen hombres y mujeres para llevar salud y amor a otros seres desposeídos de la tierra. Ahora mismo cumple su tercera misión en el continente sudamericano. Reflejar la verdad es su premisa.

Yaima optó por un camino equivocado, al apañar a personas que se apoderaban de recursos ajenos, y fue castigada por la ley. En una prisión de mujeres aprende de artes manuales, practica deportes y aguarda reintegrarse útilmente a la sociedad.

Esta otra Yamilé baila rumba desde que es una niña, como integrante de los mundialmente conocidos Muñequitos de Matanzas, recorrió el mundo. Siempre vuelve, vestida de amarillo para venerar a Ochún, en el barrio de La Marina, muy cerca del legendario río Yumurí.

Yirmara periodista graduada de una academia, critica cuando es necesario, alerta de ineptitudes y deficiencias, ejerce la docencia a la par de dirigir la Unión de Periodistas de Cuba en el territorio donde reside, organización no gubernamental que agrupa por igual a mujeres y hombres que ejercen nuestro sacerdocio.

Yohana, licenciada en cultura física, domadora de delfines, conversa con ellos, el mundo entre esos mamíferos especiales, hace también especial su vida.
Yolaida hace del tango una pasión, los movimientos sensuales los lleva intrínsecamente, será socióloga, con herramientas suficientes como para tomar la temperatura a fenómenos de diversa índole que surjan en su entorno. Desde la violencia de género, una investigación sobre el movimiento de la nueva trova o el suicidio.

Yiliam, instructora de arte, profesora en la enseñanza primaria, se pinta el pelo de rubio, adora la actuación y cantar.

Yenny prefiere la literatura al periodismo. Sus crónicas reflejan desde la óptica joven lo cotidiano que le rodea con lenguaje preciso. Gusta de la buena música, se define soñadora; pero con los pies en la tierra.

Yohander se graduó de Comunicación Social en la modalidad de la municipalización de la educación superior, también ejerce la docencia

Yamila adiestrándose y adentrándose en la página cultural de un periódico. Muchacha comprometida con su tiempo, decente y cristiana.

Yenisleydi enseña veterinaria en un politécnico agropecuario, con desvelo, en pleno campo, se empeña para que sus alumnos aprendan rápido a enyuntar bueyes para arar la tierra. Conoce de lo necesario de producir alimentos.

Yenly, reside en una zona rural, tuvo libre acceso a la enseñanza superior. Será una profesional de prestigio, lo atestiguan resultados académicos y criterios de sus profesores.

Yohan, se levanta a las dos de la madrugada para ordeñar vacas, apuesta por la tierra para exprimirle la savia. Viste con orgullo altas botas para protegerse del lodo y sonríe feliz cuando la blanquinegra rebosa 10 cubos de leche.
Con virtudes y defectos, estos seres humanos, mujeres y hombres, exhiben nombres con la porfiada penúltima letra de nuestro alfabeto en lengua castellana.

Aquí una muestra de que la mayoría encontró el camino para ser útil.
Conforman junto con los de la C, M, R, V o la T la más genuina, auténtica y legítima generación que nos acompaña en la tierra, víctima, por igual, del cambio climático o la manipulación mediática.

Evocación a Korda: Icono y destino

Evocación a Korda: Icono y destino por Bárbara Vasallo
foto: tomada de Cubadebate

En el Memorial José Martí, de la capital cubana, el proyecto Alas con Puntas, que encabeza el reconocido realizador audiovisual Roberto Chile, rendirá homenaje a Korda, artista excepcional, autor de la imagen más reproducida en el mundo. “Sencillamente Korda”, es el documental que estrenará el cineasta, junto a la inauguración de una exposición que aglutina a una decena de artistas, quienes recrearán obras de la amplísima y diversa iconografía de Alberto Díaz Gutiérrez, Korda (1928-2001).
El medio siglo de la foto que Korda obtuviera del Che Guevara, el cinco de marzo de 1960, durante la despedida de duelo de las víctimas del acto terrorista del vapor francés La Coubre, es inspiración para este tributo a un fotógrafo que dejó huella en el arte del lente, fue y es universal.
Expertos dan cuenta de que el retrato que Korda, entonces fotorreportero del periódico Revolución, logró del Comandante Ernesto Che Guevara, clasifica entre las mejores 10 fotos de todos los tiempos.
El creador refirió en más de una oportunidad lo fortuito del hecho, incluso que en aquel momento el periódico Revolución no publicó la foto y el mundo supo de ella siete años más tarde, cuando el asesinato del Che en la Higuera, debido a que el editor italiano Giancomo Feltrinelli la divulgó en un cartel. Unos meses antes Korda le había regalado copia de la imagen.
Fuentes consultadas aseguran que el día era invernal y el lente de la cámara Leica tenía desgaste, por eso la imagen parece envuelta en una niebla. Belleza y armonía la definen como única.
No hay certeza, ni el fotógrafo la tuvo, si el Che Guevara conoció de la existencia de ese retrato suyo.
Las personas que aman la justicia en el mundo, llevan la imagen como estandarte y a 50 años, cada vez emerge renovada.
Alas con Puntas, en el Memorial José Martí, el venidero 12 de marzo, rendirá el tributo a Korda por esa y otras tantas imágenes perdurables, unidas entrañablemente a la obra transformadora iniciada el primero de enero de 1959.
En el documental, Chile presenta al fotógrafo activo, relatando anécdotas inéditas.
El Che Guevara entregó su vida joven y fecunda por la causa noble de la justicia de los pueblos, fue hasta el último minuto de su existencia, fiel revolucionario.
Korda confesó más de una vez su amor infinito por la Revolución. En varias entrevistas dejó clarísimo que nunca cobró un centavo por los derechos de la foto, y afirmó que compartía las mismas ideas del Comandante Guerrillero.
Roberto Chile, con su cámara al hombro atesora testimonios trascendentes de la historia de la Revolución Cubana y de su máximo líder Fidel Castro en los últimos 25 años y asegura de manera gallarda y categórica que prefiere mirar con el corazón.
Esa tarde de marzo, junto a Chile y a los artistas del genial proyecto martiano Alas con Puntas, Korda paseará el salón y el Che Guevara, ser humano y eterno, desde su pedestal, muy cerca de allí, se reafirmará icono y destino.

Las Salinas Brito, al Sur de Cuba, desaparecerían bajo el agua en dos décadas

Las Salinas Brito, al Sur de Cuba, desaparecerían bajo el agua en dos décadas
Fotos: Marisol Ruiz Soto (AIN)

Del nombre de Brito, no se acuerdan ni los más antiguos pobladores del mayor humedal del Caribe, éste fue un personaje, como tantos en la seudo república, que guareció sus turbios negocios detrás de unos estanques rudimentarios para secar sal, que luego extraía del lugar por una línea muy recta de ferrocarril.
Cuando en 1959 triunfó la Revolución en Cuba, Brito, quien desde 1948 andaba por aquellos recónditos parajes, recogió sus pertenencias y se escabulló para nunca más volver.
El sitio, situado muy próximo al “tacón del zapato” que asemeja en el mapa de la Isla la Ciénaga de Zapata, fue objeto de protección y conservación desde muy temprano en la política del gobierno revolucionario cubano.
Pero los ojos atónitos de los expertos medioambientales ven el peligro ceñirse sobre manglares y marismas de no poner freno a las causas que originan el calentamiento global.
A las Salinas de Brito se llega por un sendero de 22 kilómetros, recto y exuberante, donde otrora existía la línea del ferrocarril por la que se transportaba la sal. Una vez en el área sólo lo separan unos ocho kilómetros del mar Caribe en toda su dimensión.
El ingeniero Frank Medina Tejera, especialista del Parque Nacional Ciénaga de Zapata, bien sabe del tema, por más de 20 años transita el sendero, respira el aire puro y se recrea con los flamencos blancos y rosados que llegan cada invierno en bandadas para aparearse y procrear.
Con sus prismáticos inseparables, el experto repasa, hasta donde llega la vista, cada palmo de los 360 kilómetros cuadrados del refugio y comenta que las aves llegan más temprano cada vez, signo inequívoco del cambio climático.
Desde su experiencia y más que ésta, su amor infinito por la naturaleza, Medina explica en detalles sobre el proyecto Cocodrilo, y dice que unos seis mil reptiles de la especie endémica de la Ciénaga vive en su habitad natural.
“A ella le llamamos especie sombrilla porque protegiéndola, preservamos al entorno como son aves, bazales de ciénaga, vegetación, peces, jicoteas, reptiles, iguanas, manglar y otros que conviven con el crocodylus rhombifer”, expone.
Aunque la zona es visitada cada año por cerca 10 mil turistas, amantes del ecoturismo, pesca deportiva, observación de aves, senderismo y otras manifestaciones del llamado turismo de naturaleza, Medina informa de los planes de manejo para medir impactos y agresión del hombre sobre este paraíso del ecosistema.
Las Salinas Brito se integra al sistema nacional de áreas protegidas y por ello existen constantes monitoreos de las aguas, para estudiar por ciento de salinidad, Ph, oxígeno y temperatura, que provee a los científicos de un nutrido banco de datos con cifras para comparar.
“Se aprecian los cambios, dice Medina, hay más calor, en los últimos inviernos hemos visto dos o tres días de más frío que el acostumbrado, el embate de los huracanes…se requieren acciones urgentes, no pueden ser meras curitas, depende de voluntades políticas y económicas salvar a la humanidad”.
Entre las lagunas de agua salada y poca profundidad que caracterizan a este reservorio, Lázaro Bonachelo vive buena parte de su vida. El, junto a otros de sus compañeros obreros del parque, conocen bien los caminos para ir a cada pequeño cayo.
Los botes planos son el medio eficaz para trasladarse por el agua límpida, contar garzas de variados colores, cocos, sarapicos, patos o al nativo gavilán cangrejero.
Debajo de la embarcación se aprecian algas de tonalidades distintas, sardinas, mojarras, rayas, obispos o mantas que tratan de no molestar a los tripulantes.
Este lugar de ensueño, privilegio de la naturaleza, con aguas cálidas de 26 grados de temperatura promedio, donde conviven especies autóctonas con otras eventuales, podría desaparecer bajo las aguas en 20 años, debido a los efectos del calentamiento global.
Medina y una decena de expertos como él, confían en el ser humano, pero no basta, en este caso, la esperanza. El llamado de alerta está hecho y el hombre es el único responsable.
Hay que apurarse, el corredor migratorio natural, uno de los más grandes reservorios del continente está en peligro, el grito surge desde la marisma o la vegetación espesa y variada que separa el sendero de la salina.
El verde claro y oscuro de palmas, caobas, almácigos, júcaros, guaos de costa y helechos avisa del desastre… Macabíes, barracudas, cocodrilos, jicoteas y sábalos quieren vivir en paz con la naturaleza.
Pero todos, absolutamente todos, perecerán si el hombre no adopta conciencia.

Soplillar, areíto, machete, nochebuena y niñas con zapatos

Soplillar, areíto, machete, nochebuena y niñas con zapatos
Por Efraín Otaño Gerardo
foto tomada de Cubadebate

Cuando la muchachada de mi barrio salía en carretones, bicicletas, y cuanta cosa encontraba para ir a Soplillar, a echar aquellos duraderos juegos de pelota, después de haber dormido poco la noche anterior pensando en cómo podías darle un hit y decidir el juego frente a Chang o Papito Cobas, o la manera de cogerle out a Diego, no imaginábamos que Soplillar, no es sólo el nombre de un lugar, o uno de los bateyes de la Ciénaga. Que ignorantes fuimos o que falta de alguien que nos dijera.
Una parte de la historia estaba ahí, en mi cuadra, en mi barrio, dentro de mis amigos. Jugaba dominó en casa de Carlos Méndez, de pareja con Toto, uno de sus hijos. A Francisca la veía una mujer como las demás.
La otra parte, alrededor del cuadro dónde muchas veces alcancé algunas pelotas o bateaba uno que otro “jilito”. Tomaba agua en casa de Nemesia o de Lucía y aquellos nombres los encontraba como otros, muy normales.
¡Que ignorante fui o que falta de alguien que me contara!
Después vendrían mis andanzas por Korimakao y las enseñanzas de Porto y de Hydael Faget. El libro: “Cuatro años en la Ciénaga de Zapata”, significó un punto de giro en mis escasos conocimientos sobre el lugar dónde había nacido hacía más de treinta años.
Conocí de los aborígenes que habitaron mi tierra, de corsarios, piratas y filibusteros que se refugiaron en mi rebelde bahía, de hispanos que trajeron la cultura negra del carbón y comencé a despertar de mi ignorancia y pregunté lo que no me habían contado y aprendí de mambises que lucharon en el humedal, como Eulogio Lobato, patriota del territorio, con su tropa acampada en área de Soplillar, y de sindicatos forestales para defender a los carboneros y de la bandera del 26; izada por primera vez en Punta Perdiz, y supe más de Playa Girón, de la alfabetización; y desde ese momento he querido saber más y más sobre mi terruño (como le dice el historiador y que me gusta)
Ahora no, ahora Nemesia es la flor carbonera, aquella niña terriblemente asustada, que ha crecido y vivido con los horrores del terrorismo, que lloraba ante la pérdida de su madre, mortalmente herida por las balas mercenarias y por ver a sus sueños despedazados, porque sus zapatos, no eran unos zapatos comunes como otros, eran el resultado de sus sueños de niña cenaguera y olvidada por los gobiernos antes del 59. Ni Lucía es la señora que me brindaba el agua de mis juegos de pelota con amabilidad, ella es la niña que Celia se llevó para la Habana a estudiar el arte de la cerámica y que después fundó ese gran centro donde Rita Longa concibiera sus mágicas esculturas de la aldea taína de Guamá. Entonces veo a su ayudante, soplillareno también, Urbano Bouzas, tejiendo entre sus manos algunas de aquellas figuras que parecen bailar al compás del areíto; o a Virulo, de arbitro en los desafíos beisboleros, a niño herido por las balas asesinas que vinieron a Girón intentando borrar la realidad de las transformaciones de la Ciénaga. Ya Carlos y Francisca no solo eran los anfitriones de la casa donde aprendí a mover las fichas del dominó, eran los anfitriones, junto a Pilar y “Pelao”, ambos de Soplillar, de la primera nochebuena carbonera de la Revolución. Si, porque pronto se van a cumplir cincuenta años de aquel histórico acontecimiento: por primera vez, el primer ministro de un gobierno en Cuba, prefería cenar con los más humildes habitantes del país, los carboneros de Soplillar.
Haydeé y Migdalia, niñas de entonces, hoy miran con regocijo el futuro de sus hijos y nietos. Alina y el “Nene” Méndez (el niño que Fidel cargó en sus piernas aquella noche de 1959), ven la diferencia -notable por cierto-, de las chozas de antaño y de las casas donde hoy habitan. A Nemesia ya no le preocupan niñas sin zapatos. Y yo veo a otro Soplillar, con el cuadro de pelota, con los amigos de siempre, pero hirviendo de alegría por su proyecto comunitario y la decisión de Kcho y su brigada Martha Machado de realizar una vieja idea de los cenagueros, de rescatar los ranchos donde cenaron Fidel, Celia, Núñez Jiménez, Pedro Miret y otros que acompañaban al líder de la Revolución aquella inolvidable nochebuena del 24 de diciembre de 1959.
La historia revive en cada pedacito de Soplillar lo que ella ha sido capaz de legarle a Soplillar. Por allí pasarán muchos jóvenes y niños, conocerán el porqué esta es una Revolución de los humildes y para los humildes, lo dejó claro el comandante al cenar con la familia de Pelao y de Carlos, y no serán tan ignorantes como lo fui yo en mi tiempo y jugarán a la pelota sabiendo el valor de Nemesia, de Haydeé, de Lucía, Urbano, Migdalia, las familias Méndez Amengual y la familia García, conocerán de las décimas cantadas por Pablo Bonachea aquella vez y que ahora canta su hijo Miguelito con orgullo, y sabrán de la historia de este pueblo que al decir de Rolando Escardó, poeta devenido delegado del INRA en la Ciénaga de Zapata en 1959, en su poema titulado Soplillar:
“Mares de nubes, interminables islas bajo el sol y el mundo bajo mis pies sobre el espacio fijo el grave ojos de mis cielos sin temores todos los recuerdo. Hermanos, este el mundo de sueño del mundo. Prefiero irme enterando y entendiendo” (…)

Yo también, poeta, prefiero irme enterando y entendiendo…