Blogia
barbarisima

Playa Girón: La victoria, única alternativa

Playa Girón: La victoria, única alternativa

 

 …Hoy se camina confiado por los surcos de la historia, donde pelearon los héroes para alcanzar la victoria…

(fragmento canción Girón La Victoria, de Sara González)

 (La autora con José Ramón Fernández, en una de las entrevistas que le concediera gentilmente)  

   Nadie pudo detenerlo, como siempre su deber era estar en el sitio donde la vida y la muerte entrelazaban el destino…Fidel Castro, el líder de la Revolución Cubana dirigió aquella batalla.

  Desde la costa en Punta Perdiz, lugar situado entre Playa Larga y Playa Girón, Fidel, el 20 de abril de 1961, encaramado en el tanque SAU-100 con un certero disparo hundió al buque Houston, antes, en la tarde del 19 se rendía el último reducto de los mercenarios…

  Apenas se confirmó la noticia del desembarco de la Brigada 2506 por las costas al sur de Cuba, Fidel partió hacia el terreno. En la administración del ingenio Australia, instauró el puesto de mando de las Fuerzas Armadas Revolucionarias y dirigió personalmente las primeras operaciones.

  La visión oportuna de utilizar la escasa aviación con que se contaba en función de atacar primero a la flota de desembarco para evitar el posible suministro a los mercenarios y aislarlos en tierra, contribuyó, entre otras estrategias, a la victoria en menos de 72 horas.

  En el actual Memorial de la Comandancia de las FAR se atesoran partes, documentos, fotografías, mapas y el testimonio de protagonistas que manifiestan cómo los mercenarios, que invadieron Playa Larga y Girón con el fin de establecer una cabeza de playa y que esperaban contar supuestamente con el apoyo del pueblo, se desmoralizaron ante el brío imparable de las fuerzas cubanas.

  Hace una década, cuando se conmemoraba el aniversario 40 de la primera gran derrota del imperialismo yanqui en América Latina, José Ramón Fernández, uno de los artífices principales de la epopeya, muy cerca del mar, en la costa del Caribe, repasaba en su memoria lo vivido en las horas del 19 de abril.

   “En la mañana combatimos fuertemente. A los batallones de la Escuela de Milicias, de la Policía, el 123 y 180 se le unió el 144 procedente de Soplillar. Alrededor de las cinco y treinta de la tarde tomamos Playa Girón y pusimos fuera de combate a los mercenarios…

   "Al mirar atrás sentimos que Girón tiene una enorme repercusión, esta es una lucha que no tiene alternativa, combatimos por la victoria de nuestro pueblo, la conservación de la soberanía, la defensa de los principios y derechos de hacer en nuestra Patria lo que estimemos…

“Si no hubiéramos triunfado en Girón, seguramente durante años combatiríamos por expulsar al mercenario, si lo lográbamos, la lucha al costo de cientos de miles de vida, cesaba…

 "Si no, todavía hoy los que quedáramos vivos, nuestros hijos y hasta nuestros nietos, estaríamos luchando por hacerlo…”

  A  medio siglo de aquella gesta, en la cual 151 cubanos perdieron la vida y su sangre germinó en la Ciénaga de Zapata, es imprescindible que las nuevas generaciones conozcan de la epopeya contra los mercenarios.

  La Brigada 2506 fue adiestrada y pagada por la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos para frustrar a la Revolución Socialista liderada por Fidel.

  Aún en nuestros días, sin olvidar la tajante derrota en las arenas del sur de Cuba, sucesivas administraciones norteamericanas se empeñan en cambiar la travesía emprendida por el pueblo y que no tiene nada que ver con modelos neoliberales, ni políticas imperiales.

  Como ayer, hoy la victoria es la única alternativa.

Bvv

 

 

 

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Alfredo de Jesus Viso -

- Alfredo Jose cervantes lago
-Jose daniel Vilarello Tabares
-Jose santos Millan Velasco
-herminio benjamin Quintana pereda
-Jose ignacio Macias del Monte
-Santos Ramos Alvarez
-Pedro Rojas Mir
-Rene Silva Soublete
-Moises Santana Gonzalez


Descansen en paz

Alfredo de Jesus Viso -

El Asesinato por asfixia de miembros
de la BRIGADA 2506


Del nombre Brigada 2506.

Se debe al accidente acaecido en los campamentos de entrenamiento en Guatemala, de un miembro de la Brigada que llevaba el número 2506.

ANTECEDENTES

En al madrugada del 17 de Abril de 1961, unos mil doscientos cubanos exiliados desembarcaron por la costa sur al centro de la Isla de Cuba (ver mapas en Menú), con el propósito de establecer una cabeza de playa y, de acuerdo a los planes, a los tres días nombrar un gobierno cubano en armas. Dicho gobierno contaría con el respaldo de la Administración del Presidente de los Estados Unidos, J. F. Kennedy, el cual había financiado y entrenado en Guatemala y Nicaragua a la Brigada 2506.

Después de tres días de intensos combates, donde perecieron más de cien brigadistas y cientos de integrantes de las fuerzas del gobierno comunista de Cuba, debido a que se le acabaron los pertrechos de guerra, y a la palabra incumplida por parte del gobierno del Presidente Kennedy, el de darle protección aérea, la jefatura militar de la Brigada 2506 rompió los equipos de comunicación donde conminaban a sus "aliados" dicha cobertura aérea, y ordenó la retirada.

Desde ese momento de orden de retirada, comenzaron a ser tomados como prisioneros de guerra cientos de los integrantes de la Brigada 2506, mientras otros podían internarse en los pantanos de la zona y mantenerse escondidos entre la tupida vegetación.

Los Sucesos.

El día 22 de Abril, las fuerzas del gobierno marxista agruparon en el teatro de operaciones a un gran número de miembros de la Brigada 2506 capturados, y bajo la supervisión del comandante comunista Osmany Cienfuegos, comenzaron a montar en una rastra a los brigadista 2506, hasta llegar a más de cien, donde algunos se encontraban heridos.

Al momento en que los militares del Gobierno iban a cerrar la puerta de la mencionada rastra, y la cual era de aluminio, algunos de los Prisioneros de Guerra protestaron, puesto que al cerrarse no tendrían ninguna ventilación, a lo que el Comandante Osmany Cienfuegos les manifestó: -�Si se mueren, mejor así, pues no tendremos que fusilarlos�-.

La Rastra partió hacia La Habana con una temperatura promedio de 80 grados Fahrenheit afuera, en el interior de la rastra ciento y ... grados. Ya a la altura de la ciudad de Colón, el ambiente dentro de la Rastra era aterrador, faltaba el aire, el intolerante calor enrarecía las mentes, moría uno, otro y otro; buscaban, arañaban con las hebillas de los cintos, con las uñas, el piso y las paredes de aquel siniestro ataúd gigante. -�Traerlo aquí, que hay una pequeña rendija para que respire�- le decía a un compañero que se encontraba cerca de uno de los heridos moribundos. HORROR, patético horror de aquellos hombres que habían ido a luchar por un ideal democrático. Hombres, soldados que en su condición de Prisioneros de Guerra, hacían llenarse de bochorno y vergüenza a los engavetados papeles de la Convención de Ginebra.

Que tiempo había transcurrido antes de que la rastra se detuviera, un día, una semana, un mes; para aquellos hombres ya el tiempo no contaba. Pero si, era cierto, la Rastra de la Muerte se encontraba sin movimiento. -�Ha fallecido otro compañero�-, grito uno que se hallaba al final de la Rastra. No se había terminado de oír la infausta noticia, cuando en elocuente discurso de asesinato, comenzaron a escucharse disparos. -�Todos al suelo, que nos están tirando�- Al terminarse los disparos, se oyó una voz que desde afuera, les expresaba: -�Aquí en Matanzas los vamos a matar, antes de que lleguen a La Habana�-. La Rastra de la Muerte continu� su f�nebre, holocaustico recorrido hacia La Habana.

Al llegar a La Habana y abrir sus puertas frente al Palacio de los Deporte. con la vergüenza reflejada en el rostro de algunos milicianos y la bestial e inhumana sonrisa de otros, uno tras otro fueron sacando de la RASTRA DE LA MUERTE, los cadáveres de estos Mártires cubanos.

-- -- -- --
-- -- -- --



Descansen en paz.

Carlos -

Primera vez que oigo que fue el propio Fidel el que disparo el canon del tanque y hundio el barco yanki. Es raro que algo tan relevante historicamente pasara inadvertido en tantos cursos de historia y tantos recuentos de la batalla. No estaras exagerando un poco esta gesta del superheroe? Disparar un tanque con tanta presicion requiere entrenamiento y el no lo tenia.
Pero bueno, la historia la escriben los ganadores y esa batalla, la ganaron ustedes.
Disfrutala!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres