Blogia
barbarisima

Crónicas de mi aldea V

Crónicas de mi aldea V
Genoveva
 Genoveva de Brabante, fue una novela de Schmid Cristobal, que la abuela paterna de Bárbara María leyó en su juventud.

  El día que tuvo su única hija le puso por nombre el de la protagonista de aquel relato, tal y como si supiera, que igual al personaje, la vida de la mujer que traía al mundo sería tan complicada y llena de sin sabores.

  Leoncia María de la Caridad Aponte Valdés y Rey Bravo, era una mujer autoritaria, de sentimientos nobles, desprendida, buena madre y fiel esposa; pero de un carácter… que no bastarían palabras para describir.

  Cuando Genoveva era aún muy joven, su hermano mayor murió de apendicitis, patología perfectamente curable hoy, que con solo una pequeña herida en el abdomen, un cirujano, cuatro puntos de sutura y apenas horas de recuperación, estás como nuevo; pero que en la época en que la apéndices del tío Anterito se infectó, el padre,  daba pico y pala como un loco cambiando polines en la línea de ferrocarril, no tenía economía para pagar un médico, cuando más un cirujano.

  Por tanto el pobre Anterito, con apenas 19 años de edad, una vida inteligente y prometedora, abandonó el mundo de los vivos, en el Central España, en una primavera, por los años 40 del siglo XX.

  Genoveva, en plena edad para divertirse, tuvo que guardar un luto obligado de ropa negra primero, y luego gris y blanca otro tiempo mucho más largo. Su juventud transcurrió entre los sollozos de su madre, nunca recuperada por la pérdida del hijo, y la misa de los domingos, porque eso sí, era católica, apostólica y romana.

  Ni una fiesta, ni el cine, ni el circo que visitaba anualmente el terrenito próximo a la casa, ni los boleros de las cuatro de la tarde en una emisora nacional, de nada de eso podía disfrutar Genoveva.

  Costurera de altura, bordaba lo mismo al rococó que al canevá y tenía una selecta clientela a quien complacía Genoveva en los más novedosos diseños de la moda.

  Su único novio y esposo: Rolando, con quien contrajo nupcias a los 48 años, luego de que el mismísimo Papa Juan Pablo II autorizara el matrimonio por la Iglesia de un divorciado,  la convirtió en persona egoísta, a pesar de lo que indica el mandamiento divino, casi rompió vínculos con su único hermano, a quien le quitó hasta el derecho de heredar la casa de sus padres.

  Seis meses después que Amalia cerrara los ojos, se fue Genoveva, víctima de un cáncer de mama mal atendido que hizo metástasis en pulmones y médula. La vio padecer, calva por efectos de tardíos de la quimioterapia  y lloró en silencio.

  Bárbara María no es Dios, pero perdonó aquellos egoísmos y hasta los entendió.

  Su querido esposo lo único que trajo para la casa fue otra mujer, inmediatamente después de la muerte de la suya, y  no le pidió permiso al Papa…

   En la tumba donde descansa aquella mujer sufrida, en paz o no,  reza un epitafio: “Genoveva, Rolando no te olvida”.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Carlos -

Barbarita, esto que te voy a decir me parece raro a mi mismo, pero creo que debias poner un filtro de malas palabras en el blog. Yo creo seriamente EDMUNDO DANTES que no hay necesidad de ofender a una mujer de esa forma para discutir puntos opuestos. Ante todo es una mujer cubana. Sea comunista, fascista o del Tea Party, merece respeto y mas de parte de un caballero. No te olvides que Edmundo fue un caballero pero que el otro Dantes era un conocedor del Infierno,
Por favor moderate!

barbarisima -

Que grosero y además con falsa identidad, ni siquiera tienes el valor de poner tu verdadero nombre y usas aquel que es símbolo en la literatura universal.
Todos tus insultos los veo como reflejo de esa gran impotencia que tienen todos los que son igual que tú.
Entonces gracias!!! por leerme...

Edmundo Dantes -

Pero mira que eres mediocre, perra y chivatona!! Como se ve lo Militonta y rasca-pinga comunista que eres. Con la pinta de mala Puta pelua que tienes. Estas fea como la resinga de tu roja madre. Cabrona pro-castrista, ojala te mueras de hambre y tengas que comerte las heces fecales de tu cagandante en jefe y la zorra china de su hermana. Japuta!!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres