Blogia
barbarisima

¡Fidel está aquí!

¡Fidel está aquí!

  ¡Fidel está aquí! Dijo emocionado el presentador del acto central por el aniversario 50 de la fundación de los Comités de Defensa de la Revolución (CDR), en La Habana, los rostros alumbrados exclamaron ¡vivas! Y los aplausos, casi, se convirtieron ensordecedores.

  De verde olivo entero! Me gritó por la ventana trasera la vecina que peina canas y el teléfono insistente avisaba que en ese mismo instante, una perrita amamantaba a su prole de cachorros, más a cuatro gaticos callejeros, en verdadera muestra de paz y armonía…

  Un martes 28 de septiembre que se inscribió desde temprano con letras mayúsculas en la historia, porque medio siglo después tener el privilegio de encontrarse con Fidel Castro, en el mismo sitio donde llamó a cubanos y cubanas a integrarse, lleva incluida emoción ilimitada y compromiso.

  Con espejuelos “que dicen sirven para ver de cerca y de lejos” -comentó Fidel-  rememoró aquella noche de Revolución en ciernes y de los métodos intactos hasta hoy, de quienes soñaron con destruir la obra social de más de 100 años de lucha del pueblo de la Isla.

  Numeroso auditorio, in sito  y el que seguía atento la transmisión por la cadena nacional de radio y televisión, el pueblo atento a sus palabras, porque en cada una señala caminos, explica verdades, recuerda detalles indispensables  para seguir, juntos, y comprender la libertad de compartir el minuto histórico de la especie humana.

  En la mañana de septiembre el sol fue noble y no golpeó demasiado en los rostros jubilosos, la mayoría jóvenes, que seguramente no exhibían la última marca en zapatillas ni el play station portátil de más reciente tecnología, pero hidalguía y valores suficientes para reafirmar continuidad e inteligencia, afloran.

   Fidel habló como en sus mejores tiempos. Medio siglo después, con gorra verde olivo y barba canosa y rala revivió momentos notables que habrá que tener en cuenta siempre. “¡Hemos cumplido y ustedes seguirán cumpliendo la promesa eterna de aquella noche!”

  La multitud atenta parecía reflejar, y tomo prestado los versos del poeta…”soy feliz, soy un hombre feliz, y quiero que me perdonen por este día, los muertos de mi felicidad…”

¡Fidel está aquí!

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

4 comentarios

Carlos -

Que nombre tienen ahora los que te censuran?

barbarisima -

Qué miedo!!! me da ese brevisimo comentario de alguien que es tan valiente que ni siquiera pone su nombre!!! y el otro que ni sabe que el DOR no existe desde hace mucho tiempo, ni que los blogueros cubanos escribimos lo que nos da la gana, ni que los todos los jóvenes de Cuba están pensando en las marcas... Qué pobre infeliz!!!

Carlos -

Wow! me erice! Ni en los peores tiempos del teque, que deben haber sido los 70 y 80, lei algo tan tremendamente cursi. Es de tu propia creacion, o te lo paso el DOR?
Ni tu misma te crees lo de miles de televidentes o el numerito de los tenis de marca.
Caballero, ustedes los blogueros oficialistas publican tanta basura que terminan por creerselo de verdad. Cojen tremenda nota idiologica!!!

nsf -

guardado para la posthistoria..???? ya veremos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres